Autoridad Portuaria > Noticias > El composite, la solución para los vallados portuarios

Prensa

Composite-Valla
Noticias
4 de abril de 2016

El composite, la solución para los vallados portuarios

Los vallados en las zonas portuarias son sumamente importantes para separar diferentes áreas. Son un elemento arquitectónico imprescindible para delimitar el acceso o dividir el espacio y las zonas de trabajo de manera ordenada. Gracias a ellos se evitan accidentes porque impiden el paso al público en zonas restringidas donde operan maquinarias pesadas, grúas, etc. […]

 

Los vallados en las zonas portuarias son sumamente importantes para separar diferentes áreas. Son un elemento arquitectónico imprescindible para delimitar el acceso o dividir el espacio y las zonas de trabajo de manera ordenada. Gracias a ellos se evitan accidentes porque impiden el paso al público en zonas restringidas donde operan maquinarias pesadas, grúas, etc.

Sin embargo, su mantenimiento en perfecto estado no es sencillo. El agua marina en suspensión en el aire provoca una corrosión en todos y cada uno de los elementos metálicos que se encuentran en un puerto. Accesos, norays, rampas y, por supuesto, vallas. Por este motivo, las labores de mantenimiento en materiales metálicos (anti óxidos, pintura…) se hacen muy necesarias y, a la vez, son muy costosas.

El composite es un material compuesto formado a partir de dos o más materiales que mantiene las propiedades físicas y químicas de los elementos que lo forman. Por ello, normalmente el material que resulta de la combinación es superior a los que lo forman en tanto en cuanto es más ligero, más fuerte y más económico en comparación con los materiales tradicionales.

El cemento, el plástico y el hormigón han dejado de ser la materia prima de muchos elementos arquitectónicos cediendo el paso a los composites. Hoy se fabrican cascos de barco, cabinas de ducha, piscinas, carrocerías de coches, tanques de almacenamiento o puentes con composites… Porque no se oxidan y proporcionan dureza, ligereza y flexibilidad.

Los materiales composites tienen muchas aplicaciones y grandes posibilidades en las zonas portuarias puesto que tienen resistencias estructurales similares a las del acero. Son capaces de soportar fuertes ráfagas de viento, lluvias torrenciales de agua marina y golpes provocados por maquinaria pesada que opera en las labores de carga y descarga en los muelles.

Aun así, hoy en día todavía su uso no está generalizado en nuestro sector. Desde la Autoridad Portuaria de Baleares estamos trabajando para incorporarlos en nuestro entorno y aprovechar las grandes ventajas que nos ofrecen. Mirando siempre hacia el futuro creemos que el composite se ha convertido en la solución a los vallados portuarios.

El PIP es una plataforma digital al servicio de la Comunidad Portuaria que permite conocer los diferentes problemas que surgen en la explotación portuaria de todos los usuarios del puerto y a la vez canalizar los esfuerzos de todos para la búsqueda de soluciones innovadoras.